Primera infancia · 2016-11-09 · Alejandra Alvarado

Una de las tendencias más nuevas en lo que a cuidado de la salud de tu familia se refiere es al almacenamiento de algunos componentes del cordón umbilical de nuestro hijo recién nacido. Dada la reciente masificación de esta alternativa que paulatinamente ha ido bajando su costo, haciéndose cada vez más accesible, es necesario que te informes lo mejor posible para decidir si tomarás la opción de guardar partes de este conducto que te une a tu bebé mientras estás encinta. Por ello, a continuación te entregamos tres razones por las que deberías considerar la opción de tomar dicha posibilidad y usarla a tu favor.

Primero que todo, las partes del cordón umbilical que suelen mantenerse en caso de ser necesario su uso son las células madre de la sangre o del tejido de dicho conducto. Ellas se extraen, se analizan y se guardan mediante un proceso de criopreservación, que en palabras simples es su congelación a muy bajas temperaturas, utilizando para ello nitrógeno líquido, a la espera que se hagan necesario usarlas. Además, existen bancos de cordón umbilical tanto privados –en los que sólo la familia que realizó este procedimiento puede acceder al material orgánico guardado- como públicos, en los que la donación se hace de forma gratuita y permite que cualquier persona que lo desee y lo necesite acceda a esta opción para tratar las patologías que se necesite enfrentar en un determinado momento.

En tanto, la importancia de las células madre de cordón umbilical radica en que juegan un rol clave en procesos regenerativos corporales y, además, escapan a las características inmunosupresoras de nuestro organismo, por lo que en caso de ser utilizadas poseen una menor cantidad de incompatibilidades usuales en trasplantes –especialmente de médula ósea- y pueden tener grandes posibilidades de constituir un tratamiento efectivo frente a numerosas enfermedades.

Entonces, de aquí se deriva una de las principales razones para guardar parte del cordón umbilical de tu bebé: la posibilidad de tratar de forma rápida y segura cualquier enfermedad grave que alguno de los integrantes de tu familia sufra, o bien participar en la regeneración de tejido u órganos que han sido dañados por complicaciones de salud imprevistas.

Por otra parte, las células madre extraídas de partes del cordón umbilical poseen un gran potencial aún no explorado completamente en lo que se refiere al estudio y búsqueda de curas para enfermedades degenerativas que aún no poseen un tratamiento efectivo cien por ciento. De este modo, no sólo te estarás protegiendo a ti y a tus seres queridos, sino que podrías eventualmente contribuir a mejorar la calidad de vida de un gran número de personas alrededor del mundo, gracias a las investigaciones que a diario se hacen al respecto.

Finalmente, otra ventaja sumamente importante consiste en que existen muchas más posibilidades de compatibilidad al realizar un trasplante de células madre que en el caso de uno medular. Esto, tal como ya lo mencionamos, se debe a la forma en que estos organismos se enfrentan a las células enfermas al presentarse males como la leucemia o diversos tipos de linfoma. Por todas estas razones te invitamos a considerar esta opción que no sólo podría beneficiarte a ti sino que a muchas otras personas que se enfrenten a la enfermedad grave de algún ser querido.