Primera Infancia · 2016-12-16 · Alejandra Alvarado

El baby led weaning, conocido en español como alimentación complementaria a demanda, es una tendencia que ha ganado muchos seguidores en el último tiempo. Consiste en alimentar al bebé –a partir de los seis o siete meses de edad- con las mismas comidas que ingiera el resto de su familia, pero trozadas, evitando darles papillas o purés, a fin de desarrollar su autonomía lo antes posible, así como que regulen a su propio ritmo el aprendizaje necesario para desarrollar las habilidades de masticar y tragar de forma adecuada, así como también la cantidad que alimento que necesitan para sentirse satisfechos.

Los defensores de esta práctica señalan que sus beneficios son múltiples. Entre ellos destacan el desarrollo temprano de la independencia que les permita tomar sus propias decisiones frente a la comida, sus preferencias y aquellos alimentos que no les gustan. Asimismo, se dice que el baby led weaning mejora los procesos de coordinación y de descubrimiento de nuevos sabores y texturas. Por otro lado, se señala que es importante para su integración a la familia el comer con todos ellos, pero a su ritmo, lo que le entregará la necesaria seguridad en sus padres y en sí mismos, aquella que les permite desarrollar su autoestima y un crecimiento sano tanto física como mentalmente.

Por otro lado, hay quienes señalan que este método posee varios inconvenientes. Uno de los principales es el miedo a que el bebé pueda sufrir atragantamiento debido a sus desconocimientos de los mecanismos necesarios para deglutir los alimentos que se consuman. Además, este método podría generar dolores de cabeza para los padres, quienes de seguro deberán pasar tiempo limpiando el desastre que su hijo o hija deje mientras intenta aprender a comer por su cuenta. Asimismo, existe la posibilidad que el bebé padezca alergias alimentarias o que su estómago aún no esté preparado para ciertos alimentos, pudiendo producirle alguna enfermedad de tipo gastrointestinal.

Pues bien, en caso que desees intentar este método de alimentación con tu bebé, es necesario que consideres que tendrás que ser sumamente respetuosos con los tiempos y procesos que cada niño experimenta de forma diferente, así como entender que este proceso no sólo tiene que ver con nutrición, sino también con la experimentación por la que todo niño debe pasar pasa comenzar a desarrollar las habilidades que se necesitan para ir creciendo poco a poco. Por otro lado, no debes dejar de tener en cuenta que el principal alimento que un niño debe consumir hasta el año es la leche, por lo que no puedes dejarla de lado y confiar plenamente en el baby led weaning ya que, tal como su nombre en español lo dice, consiste en un complemento a las necesidades que los bebés tienen en esta época de su vida. Asimismo, si tu hijo es prematuro, evita optar por esta forma de alimentación, dado que podría traerle complicaciones dada su mayor inmadurez física y propensión a ciertas enfermedades.